.

JUAN YÁÑEZ les da la más cordial bienvenida. Es éste otro testimonio de una pasión urbana...esencialmente lo porteño, lo argentino, lo latinoamericano y también el universo todo...

martes, 7 de diciembre de 2010

TEATRO COLON, SIGUEN LOS PROBLEMAS

Teatro Colón. Cuando el gremialismo alcanza a la cultura.¡Qué bonito teatro!, ¿Pero para que sirve?


Conflictivo fin de temporada

Otra suspensión en el Teatro Colón

La última función de la ópera Falstaff también fue cancelada ayer por problemas gremiales

LA NACIÓN   Buenos Aires

Lunes 6 de diciembre de 2010 | Publicado en edición impresa 
La temporada de ópera se cerró ayer con otra suspensión en el Teatro Colón. De las cuatro funciones previstas para la verdiana Falstaff sólo pudo concretarse el debut. Después, la lucha gremial se hizo presente. Aquellos que poseen su butaca de abono vespertino vieron frustrada ayer su intención de ver uno de los títulos fuertes de la temporada. Aunque el Teatro Colón informó un día antes de esa situación, fueron muchos los habitués que se acercaron a la sala con la esperanza de que esta vez se levantara el telón.
Pero no fue así y el conflicto interno se profundiza, con sanciones a gremialistas y manifestaciones de artistas contra la dirección en manos de Pablo García Caffi.
Los trabajadores del Teatro Colón anunciaron en un comunicado de prensa que harán hoy una protesta artística frente al emblemático edificio, que reabrió sus puertas el 25 de mayo pasado, después de varios años de obligado cierre por reformas edilicias. Los gremialistas anticiparon que la manifestación de hoy abarcará a las orquestas estables, coros y al cuerpo de ballet.
Los problemas del ballet
Los bailarines fueron uno de los primeros en hacer público su disconformidad este año. De un programa de tres obras sólo pudo cumplirse con Manón . En cambio, fueron suspendidas El Corsario y La Bayadera por quejas de los profesionales sobre las condiciones del piso de la sala de ensayos. Esa primera crisis se dio en septiembre último. Unos días antes se había cancelado la función de abono nocturno nuevo de la ópera Katia Kabanova , que tenía al propio García Caffi como réggiseur .
En esa ocasión el público esperó sin explicaciones fuera del edificio, mientras el escenario era tomado por un grupo de sindicalistas que protestaba por el despido de personal técnico. La función no fue reprogramada y el dinero de las entradas fue devuelto semanas después.
La semana pasada el conflicto estalló delante de los espectadores. En un suceso inusual, con el público en sus butacas, detrás del pesado telón una treintena de gremialistas tomó el escenario en pedido de un aumento salarial del 40 por ciento. En medio de la tensión generalizada y del abucheo de los abonados, el director García Caffi tuvo que anunciar a viva voz la suspensión del espectáculo.
En una conferencia de prensa posterior, el viernes pasado, las autoridades del Teatro Colón afirmaron que se enfrentan con una forma de huelga con intenciones políticas y anunciaron la sanción a 47 gremialistas a los que no se permitirá la entrada al teatro. En ese mismo momento, García Caffi aseguraba que se realizaría la función de esa noche. Dos horas después, la página web del Colón anunció la suspensión. Pasó lo mismo, horas más tarde, con la función del cuarteto Argentum, dentro del ciclo de intérpretes argentinos.
Con la cancelación de ayer se cerró la temporada de ópera. Aunque la explicación oficial deja abierta la posibilidad para una reprogramación, que parece lejana por la actual crisis.
Material gráfico, agradecimiento a: bando.neon.blogspot.com

jueves, 11 de noviembre de 2010

VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN ARGENTINA

Juan Yáñez

Serie: QUE LA JUSTICIA  SEA IGUAL PARA TODOS 

¿Qué sucede con los encargados de administrar justicia en la Argentina?  ¿Acaso se han olvidado que aquellos que  juzgaron y condenaron por violar los derechos humanos tienen también los mismos derechos que las víctimas que agraviaron? Nadie posee en su naturaleza la menor atribución para quebrantar  los derechos de los demás,  ni  para disponer su suerte  a su antojo y arbitrio. Ya la prensa ha denunciado casos que demandan la intervención inmediata de la Justicia.  Recuérdese que es delito de lesa humanidad el infringir los derechos humanos y que las penas que esos delitos acarrean  jamás prescriben. Los funcionarios públicos o magistrados de la Nación  o los miembros  cualquier organismo del estado que sean considerados responsables por comisión u omisión de delitos de esa naturaleza podrán ser juzgados por tribunales de su jurisdicción o por cualquier tribunal de los países que hayan firmado los acuerdos internacionales sobre esa materia. Son normas de alcance universal,  perfectamente vigentes  y lo suficientemente claras y elementales  para que sean comprendidas por cualquier ciudadano.

La justicia es un derecho y un deber. Nadie debe estar  por encima de ella y a aquellos a los que se les ha encomendado la tutela y la aplicación de la  justicia deben velar por su acato y cumplimiento.
Lamentablemente como siempre sucede,  no están todos los que se hicieron merecedores de castigo,  encarcelados,  ni  todos  los que están en esa condición  culpables.
 De malos ciudadanos, de protervos gobiernos, de despotismos y de crueldades siempre estuvo el mundo lleno. Los  revanchismos, iniquidades  e hipocresías pululan a  nuestro alrededor y son una clara muestra de resentimientos, odios y rencores propios de seres incivilizados  e ignorantes  que se creen poseedores de razón y sensatez.  Oportuno es que la justicia sea igual para todos,  que el Poder Judicial cumpla con su obligación de  establecer las responsabilidades que haya lugar y actúe de acuerdo a la ley y a los derechos constitucionales. J.Y.

El pasado 18 de octubre de 2010,  LA NACIÓN de Buenos Aires publicó la nota que a continuación presentamos y que denuncia las arbitrariedades que hicimos mención:

Muertes en prisión

El Poder Judicial debe actuar ante el daño en la salud de los enjuiciados por crímenes llamados de "lesa humanidad" en la cárcel

Sin que haya información oficial, se conoce a través de diversas organizaciones el fallecimiento de 118 personas en situación de privación de su libertad, la mayoría en cárceles comunes y en condiciones extremadamente riesgosas para su salud. Se trata de oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y de seguridad enjuiciados por los llamados delitos de "lesa humanidad", ocurridos en los años setenta en ocasión de la lucha antisubversiva.
La casi totalidad de las personas fallecidas en cautiverio no habían recibido aún condena judicial. Se trata de una estadística única y lamentable, que no tiene precedente en la Justicia. Comprende a personas de edad, casi todos ellos de más de 70 años y la mayoría de más de 80, que han muerto en las cárceles donde fueron alojados sin consideración de su salud y su vida, sin la posibilidad de contar con medicamentos específicos, chequeos médicos y análisis periódicos y, sobre todo, de la rápida accesibilidad a servicios de reanimación o terapia intensiva para el caso de urgencias.
El artículo 18 de la Constitución Nacional dispone que las cárceles son para seguridad y no para castigo de los detenidos. Los establecimientos federales están preparados para alojar una población con una edad promedio muy inferior a la que presentan los imputados de estos delitos, ocurridos hace 35 años. Las urgencias no pueden ni han podido ser atendidas eficazmente, ya que en todos los casos las medidas de seguridad propias de los penales imponen la apertura y cierre de hasta ocho o más puertas, con estrictas medidas de control, tanto para tener acceso al enfermo en caso de urgencia, como para efectuar su traslado hacia un nosocomio que tenga un mínimo de complejidad suficiente para evitar su muerte.
Otros muchos que padecieron prisión murieron poco después de haber sido excarcelados luego de un prolongado encierro que, por las razones ya mencionadas, deterioraron definitivamente su salud. Debieron sufrir daño físico, pero además psicológico, producto del sometimiento a procesos realizados en lugares públicos alquilados al efecto (teatros y hasta una cancha de fútbol), donde los imputados y sus familiares son agredidos e insultados por un público perteneciente a organizaciones que agrupan a militantes ideologizados. Se difunden por televisión escenas donde los imputados son conducidos esposados y trasladados incluso en camilla y con suero, dado su precario estado de salud.
Muchos jueces que tramitan este tipo de procesos han enviado a prisión a personas sabiendo o debiendo saber que, por su edad o estado de salud, no estaban en condiciones de sobrevivir en un establecimiento carcelario en condiciones no aptas. Estas personas son mantenidas en prisión durante largos períodos en estas condiciones, o se les ha revocado la detención domiciliaria que tenían, pese a sufrir discapacidades mentales agudas, como Alzheimer, cáncer avanzado y afecciones cardíacas.
Estos hechos, que se verifican exclusivamente en casos de juzgamiento de delitos llamados de "lesa humanidad", son contrarios a una tradición judicial de decoro y respeto de los derechos humanos en los procesos penales. Significan la lamentable transgresión de diversas normas protectoras de la dignidad humana de alcance constitucional, que la Argentina se ha obligado a garantizar para todos sus ciudadanos.
Las más altas autoridades del Poder Judicial deben actuar de inmediato para poner fin a esta situación, ya que es el mismo artículo 18 de la Carta Magna el que establece que toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificar a los detenidos, más allá de lo que la seguridad exija, hará responsable al juez que lo autorice.
La sombría estadística, lamentablemente, no desmiente las denuncias sobre la asimetría, revanchismo y falta de legalidad que pesan sobre esta clase de juicios. Por si algo les faltara, ahora le agregan la muerte.
Material  gráfico, agradecimientos a:   memoriaspasajeras.blogspot.com   diarioelcorresponsal.blogia.com   sanjosedehoyworldpress.com   creighton.edu

jueves, 28 de octubre de 2010

TANGUEROS DE SANGRE NEGRA

Carlos Posadas

ricardo A. ostuni
negros en el río de la plata
El primer hombre negro que llegó a América lo hizo como explorador y no como esclavo: fue don Alfonso Prieto, piloto de la Pinta con Pinzón y Colón. Esto lo apunta Marcos de Estrada en su interesante estudio titulado Argentinos de origen africano, que editara Eudeba en 1979.
Es que la trata -o sea el tráfico de negros para venderlos como esclavos- comienza a partir del siglo XV (en 1693 aparece la primera referencia sobre la esclavitud en el Río de la Plata) alcanzando una inconcebible magnitud durante los últimos años del siglo XIX. Diversos autores (Du Bois, Ducasse, entre ellos) estiman que durante este lapso de trescientos años, más de ciento cincuenta millones de personas fueron arrebatadas de su Africa natal.
No resulta fácil saber con exactitud el origen de los negros que, como esclavos, llegaron al Río de la Plata. Según Bernardo Kordon 1 tanto en Brasil, como en Uruguay y en Buenos Aires, desaparecieron los documentos más importantes del tráfico negrero. No obstante se ha aceptado que los negros porteños procedían mayoritariamente del Congo y de Angola: eran los llamados bantúes.
También existen marcadas diferencias entre los diversos investigadores, acerca de la cantidad de negros esclavos llegados a nuestras costas. Ricardo Rodríguez Molas 2 habla que «posiblemente no menos de doscientos mil esclavos ingresan en los doscientos treinta años posteriores a 1580, por los puertos de Buenos Aires y Montevideo...», aunque el empadronamiento de 1744 y los censos realizados en 1778 y 1810 arrojaban cifras exiguas para nuestra ciudad.




En 1744 la proporción de negros respecto del total de la población de Buenos Aires, era del 14,1 % (1.701 negros, mulatos y zambos), porcentaje que llegó al 29,6 % en 1810 con un total de 11.837.
En las décadas siguientes esta participación sufrió distintas oscilaciones. Hacia 1822 la cantidad se había incrementado a 13.685 personas (8.795 morenos y 4.890 pardos); por 1836, según el censo mandado a realizar por Rosas, la cifra llegaba a 14.906, calculándose que a principio de los años cuarenta, el número de pardos y morenos rondaba los 20.000.
Pero es muy interesante remitirse al censo de 1887 ordenado por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires que distinguió entre la población blanca y la de color. Los guarismos revelan que, para entonces, solos existían 8.005 negros y mulatos en la ciudad de Buenos Aires, sobre un total de 430.000 habitantes.
Y otro dato a considerar, es la memoria del censo realizado en 1895, donde se expresa que se resolvió no estudiar la composición étnica de la población porque el corto número de negros, mulatos e indios civilizados lo hacía irrelevante.



Nestor Ortíz Oderigo

Pero, sea como fuere, la sangre negra influyó en el desarrollo de distintos oficios y profesiones en la Argentina y también enalteció los cuadros militares de la patria en sus guerras emancipadoras. También es innegable su presencia en algunos patrones culturales de ambas márgenes del Plata. A uno y otro lado del ancho río se cultivaron danzas negras como la calenda y la bambula, el candombe y la chika y se oyeron los ecos de tambores y tamboriles, de mazacollas y marimbas, de hueseras y tacuaras. En danzas como el malambo -nombre de origen africano- y la milonga -voz de idéntica procedencia- se observan características acerca de cuya africanía resulta ocioso discutir. 3



Portada del libro de Vicente Gesualdo,
Historia de la Música  Argentina

Sin embargo no es posible una afirmación tan rotunda respecto de la génesis del tango criollo. Vicente Gesualdo en su monumental obra Historia de la Música Argentina (Beta 1961, vol. 2) recorre las diversas etimologías de este vocablo que, a pesar de su innegable sonoridad africana, aparece también en la literatura del medioevo español y en el lenguaje de diversos pueblos europeos y americanos. 



A ese respecto dice Vicente Rossi 4 que podría publicarse un respetable volumen con los supuestos oríjenes (sic) del Tango, descubiertos por nuestros cronistas y los de todas las lenguas más o menos vivas. No quedaría un solo rincón de la tierra sin citar. Para este autor el tango proviene de la música negra a través de la milonga montevideana.
Pero no es motivo de esta nota discutir los orígenes del tango criollo, aunque vale apuntar -al menos para incitar a la reflexión- que su gesta se produjo simultáneamente a la de otras manifestaciones urbanas: el fútbol, el teatro, la literatura y las artes localistas. Esto, en principio, nos estaría indicando la improcedencia de intentar su estudio al margen de todo ese proceso de auténtica raigambre popular.

los posadas
Los primeros músicos del tango criollo debieron ser cuasi ambulantes como dice Fernando Assunçao 5 aunque no carentes de verdadero virtuosismo. Muchos nombres se perdieron en la memoria del tiempo; otros perduran sin demasiada certidumbre sobre su existencia (el negro Casimiro, por ejemplo). Pero al mismo tiempo hubieron músicos y compositores de reconocida trayectoria, cuyas obras fueron preanuncio de la gran renovación musical ocurrida décadas más tarde.



Entre ellos se encuentra Carlos Posadas, hombre de raza negra -violinista, pianista, guitarrista, compositor y director- miembro de una familia de destacados músicos con sólida formación académica.
Fue Carlos Posadas quien inauguró esa línea de evolución estética que reconocemos en la obra de Agustín Bardi y José Martínez, entre otros. Ya en sus primeras composiciones -El Toto, El Taita, El Calote- aflora esa inventiva musical que define a sus composiciones más perdurables: Jagüel y El Tamango.




Como ejecutante del tango tuvo muy poca actuación. Se anotan algunas orquestas que dirigiera desde el violín o desde el piano en bailes de carnaval y en ciertos escenarios porteños. Su verdadera trascendencia y su definitivo aporte al tango, está en su trayectoria de compositor.
Carlos Posadas nació en Buenos el 2 de diciembre de 1874 y murió a los 44 años de su edad el 12 de noviembre de 1918. Era uno de los hijos de Manuel Posadas, periodista argentino de origen africano, nacido el 18 de octubre de 1841 y de Emilia Smith, también morena.
Don Manuel tuvo verdadera pasión por la música y en su adolescencia tomó clases con el profesor Silveira, destacada personalidad de aquel entonces. Pero también fue guerrero del Paraguay. Enrolado en el 2º batallón del 3er. regimiento al mando del coronel José María Morales, se ganó meritoriamente el grado de sargento. Después acompañó a Mitre en su intento revolucionario de 1874 y otra vez en la revolución de 1880 estuvo al lado de su admirado coronel Morales peleando en los combates de Barracas y Puente Alsina. Empuñó el fusil en la revolución del 90 al lado de los sublevados del Parque de Artillería. Fundó periódicos y colaboró asiduamente en el diario La Nación recién lanzado por Bartolomé Mitre. Dos de sus hijos -Carlos y Manuel- transitaron caminos de la música. (Tuvo un tercer hijo llamado Luis María, ajeno a esta actividad).

Guerra del Paraguay

Manuel, nacido en 1860 (por ende, catorce años mayor que Carlos) fue el primero en mostrar su vocación. Don Manuel padre -con la muy presumible ayuda de Mitre- pudo enviarlo a estudiar a Europa con el violinista belga Eugene Ysauye. Llegó a ser primer violín del Teatro Colón, profesor del Instituto Nacional de Ciegos y, nada menos, que maestro de Juan José Castro. También dirigió grandes orquestas que animaron bailes del carnaval de principios de siglo. El diario «La Tribuna» del 11 de febrero de 1903 comenta al respecto: «El Politeama Argentino presentará en los próximos bailes una innovación que será recibida seguramente con satisfacción por el elemento bailarín.



El maestro Juan José Castro
La empresa se ha ocupado especialmente de organizar una orquesta de 40 profesores en su totalidad argentinos, bajo la dirección del maestro Manuel Posadas...»
Fue, por supuesto, quien guió los primeros pasos de Carlos en el aprendizaje del violín y en los secretos de la composición musical.
Carlos se casó con Mercedes Sumiza y tuvo varios hijos: Manuel Carlos, Luis María, Emilia, Haydée, Delia, Adela y Julia. Como violinista actuó en algunas orquestas con repertorio clásico y hacia 1917 fue concertino en la del teatro Avenida dirigida por el maestro Penella que interpretaba especialmente operetas y zarzuelas en boga.
Como guitarrista -instrumento del que era eximio ejecutante por heredada vocación paterna- trabajó en el Teatro Opera en la famosa compañía de Madame Rassimi.
Con los hermanos Juan José y José María Castro, Carlos Posadas solía actuar frecuentemente en servicios religiosos. Y vale decir que Juan José Castro, en nombre de esa amistad, le dedicó su excelente tango ¡Qué titeo! También supo presentarse, con un trío que integraba junto a Ennio Bolognini en celo y Pizzapia en piano, en las primeras salas cinematográficas de la ciudad.



Ulyses Petit de Murat

Según Ulyses Petit de Murat 6 muchos formadores importantes en la evolución tanguística pasaron por lo de Hansen, (entre ellos) el autor de El Jagüel y Cordón de Oro, (quien además) amenizaba las farras en lo de Laura.
Idéntica es la opinión de Néstor Ortiz Oderigo 7: «... al promediar el siglo diecinueve durante un vasto lapso, el arte sonoro y los músicos afroargentinos, sobre todo los pianistas, monopolizaron o poco menos, las famosas «academias de baile»... ¿Algunos nombres? El ya legendario Alejandro Vilela, Tiburcio Silbarrio, Rosendo Mendizábal, Harold Phillips, Juan Santa Cruz, el Negro Posadas...»
Tuvo asimismo una destacada labor docente en la formación de músicos e instrumentistas; entre sus discípulos se cuenta, entre otros, la renombrada concertista María Luisa Anido.
Carlos Posadas mantuvo una larga e inalterable amistad con grandes músicos tangueros: Juan Bergamino -el autor de Joaquina- era el padrino de su hijo Carlos; con el violinista Ernesto Zambonini, «El Rengo», solía encontrarse en el café El Maratón de Costa Rica y Canning; con Maglio (a quien le escribiera en el pentagrama muchas de sus brillantes composiciones) solía reunirse en el famoso Garibotto de Pueyrredón y San Luis, donde actuaba el inefable Pacho por 1910. (Llegué a conocer este almacén llevado por mi padre en inolvidables mediodías domingueros).

Juan Fefix Maglio (Pacho)



Su obra revela -como dije- una inspiración tan singular, que lo coloca entre los autores de mayor originalidad creativa en toda la historia del tango. Fue el precursor de esos tangos que rezuman pampa, que trasuntan un hálito campero inspirados, quizás, por el criollismo porteño de su padre que jugó su pluma y su pellejo por la causa de Buenos Aires, en las horas de la organización nacional. En la línea creativa que tuvo ilustres continuadores en Bardi, Martínez, Firpo, Filiberto y, en nuestros días, Horacio Salgán.

La obra de Carlos Posadas
No resulta fácil compendiar la obra que dejó Carlos Posadas. Algunas composiciones figuran en los registros de la Biblioteca Nacional; otras surgen de las partituras y de las etiquetas de las primeras grabaciones; algunas más aparecen en la memoria de sus contemporáneos en distintos reportajes. El siguiente listado, seguramente incompleto, da testimonio de su rica fecundidad.
Tangos: Una primera serie de ocho composiciones numeradas correlativamente al modo que lo hacía Américo Spátola entre otros y que fueran editadas por J. A. Medina e Hijos:

Nº 1- El Toto (a mi sobrino A. Valdez, hijo)
Nº 2 - El Taita
Nº 3 - El Calote

Nº 4 - La Llorona (a la señorita Aída Campos)
Nº 5 - Igualá y Largá
Nº 6 - Si me querés, decime
Nº 7 - El Gringo (dedicado a Juan Bergamino)
Nº 8 - El Talero

Posteriormente compuso:
* Cordón de Oro (a mi distinguido discípulo y amigo Alberto Cattáneo)
* Don Héctor (al señor Héctor Rodríguez)
* El Biguá (a los señores Luis y Pedro Zabalía)
* El Chacarero (a mi querido amigo Juan B. Martínez)
* Guanaco (al señor Honorio Valdéz)*
* Jagüel (a mi estimado amigo Teodoro Argerich)**
* El Tamango (al amigo Carlos Garibotto)
* Tímido (al jockey Francisco Liceri)
* El Ventilador (al señor Ricardo Galup Lanús)
* Enriquito (a mi amiguito Enrique Klappenbach Piñeiro
* Fatal herida
* Indio Muerto
* La Tacuarita (al amigo Carlos La Rosa)
* Pituca
* El Retirao (al amigo Argentino Tarantino)***
* Teodorito (a mi amiguito Teodorito Argerich)
* Un Reculié (al discípulo y amigo Alfredo M. Ferré)
* Marta (al señor Alberto Caprile)
* El Flaco (a mi discípulo y mejor amigo Bernardo Bulando)
* Mi Doctor
* Mi Porota (a mi querida hija Haydée Enriqueta)
* Mi Ricurita
* Qué Parada
* Tené Paciencia
* El Simpático (al simpático compositor Agustín Jaurigue)
* Catita (al señor Aristóbulo J. Delfino

Rubén Pesce 8 cita además como inéditos:
* Cuarteto Pacho
* Nicucho
* La Pera de Cesáreo
* Cuartelera
* El Protegido
* Mi Compadre

Mazurca: * Mi Comadre
Vals: * Pitita (inédito según Rubén Pesce)

Francisco Canaro en Mis Memorias, pág. 71 le adjudica a Posadas la autoría del tango Quiero Papita. Presumiblemente se trata de un error.
coda
Ánibal Troilo
No hay un juicio definitivo sobre la ascendencia negra del tango. Como bien dice José Luis Salinas Rodríguez 9 la etimología del vocablo identifica un baile negro, pero la gestación del tango criollo no puede ser desvinculada del cuadro social de la época: «El nuevo género que estaba dando sus primeros pasos en los arrabales de Buenos Aires y Montevideo durante el último tercio del siglo XIX, todavía difuso y movedizo, pero ya con vida propia, también habría de difundirse como tango».
Lo innegable es que, en los días fundacionales, hubo muchos negros y pardos vinculados al tango en ambas márgenes del Plata, lo que hace verosímil alguna influencia de la milenaria cultura afro, proveniente de reinos, imperios y señoríos que se remontan al siglo VIII a. C.
Sin embargo, muy pocos son los nombres que trascendieron con significación. De todos ellos Carlos Posadas fue el único que alcanzó a producir una obra tan original, criolla y perdurable como la comentada. Lamentablemente muy pocas de sus obras fueron llevadas al disco. A continuación figuran algunas de las grabaciones más conocidas 10:

Cuarteto Criollo La Armonía: El Jagüel (1913 - Disco Sonora Nº 7018 - Matriz 28545).
Aníbal Troilo: Cordón de Oro (18/7/41), El Tamango (23/10/41) y Retirao (10/7/57).
Carlos Di Sarli: El Retirado (sic 11/12/39, su primer registro para el sello Victor) y El Jagüel (4/11/43, 9/52, 23/2/56).
Juan D’Arienzo: Cordón de Oro (23/10/67), El Jagüel (23/10/67) y El Tamango (16/8/67).
Horacio Salgán: Retirao.
Trío Federico, Berlingieri, Cabarcos: Retirado (1972).
Los Señores del Tango: El Jagüel (26/9/62).
Tango x 3: Retirao (R. C. A. - CAS 3329).
Ernesto Baffa: Cordón de Oro (Polydor 2387108-A).




Referencias:

* Guanaco era el nombre de un potrillo propiedad del señor Honorio Valdéz. También otras composiciones de Posadas están  vinculadas al turf.
** Jagüel: Así figura en la edición original.
*** El Retirao: idem.


BIBLIOGRAFÍA

1 Bernardo Kordon: La Raza Negra en el Río de la Plata, Todo es Historia, Suplemento Nº 7.
2 Ricardo Rodríguez Molas: Algunos aspectos del negro en la sociedad rioplatense del siglo XVIII. Anuario de la Universidad Nacional del Litoral, Nº 3, Rosario 1958.
3 Néstor Ortiz Oderigo: Calunga, Eudeba 1969.
4 Vicente Rossi: Cosas de Negros, Hachette 1958, 2a. edición.
5 Fernando Assunçao: El Tango y sus circunstancias. El Ateneo, 1984.
6 Ulysses Petit de Murat: Presencia Viva del Tango. Selecciones del Reader’s Digest.
7 Néstor Ortiz Oderigo: De los Tambores y la Marimba al piano. La Prensa 24/8/80.
8 Rubén Pesce: La Historia del Tango. Corregidor.
9 José Luis Salinas Rodríguez: Jazz, Flamenco, Tango: las orillas de un ancho río. Ed. Catriel, 1994.
10 Archivo Club de Tango.

Horacio Salgán, uno de los grandes del tango de todos los tiempos, orgulloso de sus ancestros
Agradecemos al coleccionista don Bruno Cespi.


 En: Club de Tango.  Buenos Aires: N° 12, diciembre 1994.
http://www.clubdetango.com.ar
Agradecimientos por presentación, asesoramiento y nota,  al amigo e investigador africanista,  Arturo Álvarez d´Armas

Agradecimientos por material gráfico a:  cposadas.gif    Myspace.com   pagina12.com    revistaquilombo.com.ar    gratisbuenosaires.blogspot.com    cisnesyrosas.blogspot.com    articulomercadolibre.com    lacomunidadpolitica.wordpress.com   plazalezica.com.ar   todotango.com   filomusica.com   elportaldeltango.com   elortiba.org   malena-tango.com

domingo, 10 de octubre de 2010

ALFONSINA STORNI


Juan Yáñez

                                                                                                                     Serie Nostalgia y Poesía 


                                           El próximo lunes 25 de octubre de 2010 se cumplen 73 años que nuestra inspirada poetisa dejara este mundo para irse a destinos más gratos, delicados y con certeza, más exquisitos.  Fue una triste madrugada de 1938, en Mar del Plata, la ciudad de sus afectos y alivios, donde eligiera poner fin a aquel sombrío desconsuelo que  desolaba su alma, hería su carne y que venía desde muy lejos.

  Ha muerto Alfonsina Storni. Fue la trágica y triste noticia en aquella mañana de primavera. La encontraron flotando en el mar dos obreros que cumplían con sus labores de rutina. Alcanzaron al cuerpo sin vida y vieron que correspondía al de  una mujer menuda, de expresión plácida y serena, cubierto con finas ropas  y que llevaron a la playa a esperar por el forense.

 Por la tarde la noticia estaba en la primera plana de todos los periódicos. Uno de ellos escueto, preciso y con su texto ya adelantaba un homenaje: “Ha muerto trágicamente Alfonsina Storni, gran poeta de América”. Era un inmolación ya anunciada en aquella sentida poesía que había escrito pocos años antes y que dice:

“Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tu, nodriza fina, tenme puestas las sábanas terrosas
 y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera, una constelación,
La que te guste, todas son buenas; bájala un poquito.
Déjame sola; oyes romper los brotes, te acuna un pié celeste desde arriba
Y un pájaro te traza unos compases para que te olvides.
Gracias…Ah un encargo, si él te llama nuevamente por teléfono
Le dices que no insista, que he salido…”

Alejandro Storni
Mucho de su vida la conocimos de niños. Su hijo Alejandro, de inolvidable recuerdo, −maestro de escuela de mi hermano Ricardo−, nos relataba con escuetas y sentidas palabras aquello que con curiosidad infantil le preguntábamos sobre su madre. 

Luego en nuestra adolescencia, en los primeros años de la Escuela Normal, nuestro querido profesor, el poeta Fermín Estrella Gutiérrez, nos hablaba de Alfonsina con una ternura tan delicada, como quién habla de una hermana prematuramente desaparecida.

Alfonsina en compañía de
Fermín Estrella Gutierrez

Alfonsina siempre tuvo en nuestra mente y corazón un lugar propio y reverente. Inspiró unos borroneados versos escritos en nuestra juventud, que el tiempo alcanzó para  quedar en alguna gaveta olvidados y perdidos.
Hoy, cuando ya con la edad que tenemos nos alcanza y nos sobra, a pesar de que nacimos dos años después de su muerte, sentimos el compromiso de evocar su memoria, de homenajearla y por sobre todo compartir con ella aquellos, sus distantes desconsuelos de otrora, que han dado lugar a la esperanza que con toda seguridad, en su corazón  hace tiempo ha florecido
En la actualidad, en el Café Tortoni de la Avenida de Mayo en Buenos Aires, una representación hecha de cera en donde están ubicados extemporáneamente, Jorge Luis Borges, Carlos Gardel y Alfonsina Storni.
Fuentes, agradecimientos: centroalfonsina.com.ar    es.wikipedia.org   panoramio.com     bienmesabe.org  

sábado, 25 de septiembre de 2010

SÁBAT FOREVER, HÉROES DE LA DEPENDENCIA

Si es posible debe hacerse reír hasta los muertos. Leonardo Da Vinci.

Hermenegildo Sábat, el descanso del guerrero

El pintor y dibujante indaga la condición humana a través de una serie de caras pintadas al óleo que integran la muestra "Héroes de la Dependencia", actualmente exhibida en Rosario, Argentina.

Sábado 25 de setiembre de 2010 | Publicado en edición impresa LA NACIÓN




Sábat, con exposición y libro. Foto MARTIN LUCESOLEPor Elba Pérez
 
Para LA NACION - Buenos Aires, 2010 

-Perdone, Sábat, pero estoy en grave aprieto. ¿Con qué cara pretendo entrevistar al periodista de fuste, dibujante, pintor, fotógrafo, erudito en varias pericias, conocedor de entresijos políticos, melómano, clarinetista, ciudadano ilustre, multipremiado con doctorados honoris causa, cuasi mafioso por otorgadas jinetas presidenciales y, colmo de colmos, sabio oriental?

-No se apure. Tome alguna de las máscaras deHéroes de la Dependencia . Usted está asociada en eso.
-Eso, como usted dice, es el libro catálogo que va con su muestra de ochenta ¿retratos? que se exhiben en Rosario.
-Sí, en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia. Como pintor, dependo de las invitaciones, porque renuncié a integrar el circuito de galerías y certámenes, del mercado ficticio de los curadores o sanadores, que hoy prescribe la moda o el curro. Antes, mucho antes, renuncié a la palabra.

-Pero sostiene el lenguaje permanente, silente, de la forma y el color.
-Así es. Freud dijo que sólo veíamos lo que queremos ver. A lo que agrego que sólo vemos aquello que tenemos la aptitud de ver.
-Hagamos foco en la otra mirada, la recatada ante el caballete, la del hombre que cada día da la cara sobre papel de diario a la fisonomía y laya de personajes notorios. En su pintura, que hoy nos ocupa, esa persistencia de rostros se sostiene en una seguidilla de idénticas dimensiones.
-Así es, 50 x 60 cm. Todos los gráficos tienen un formato propio. El tamaño no importa, es la relación bidimensional o tridimensional de la imagen interna.
-¿Cómo andamos en el cumplimiento del cupo femenino? Predominan los hombres.

-No tanto, las Heroínas de la Dependencia son un veintiocho por ciento, más o menos. Tal vez hay prurito de reserva ante la condición femenina. Pero no afirmo nada.
-Le pregunto sobre la razón de las dimensiones regulares de estas pinturas, donde hay predominio de la imagen vertical, la línea de horizonte, a cierta altura de los hombros. Y hablando de línea, en su pintura es fluente, emerge de las diversas áreas y zonas de color. Es muy distinta de la incisiva línea gráfica cotidiana que usa en el diario Clarín. Y otro tanto diríamos de las texturación puntillista de los fondos.

-Todo es cuestión de formato. Todos estamos formateados según nuestra índole. No es volitivo, sino idiosincrático.Si uno lo advierte, responde y acompaña a esa naturaleza. Desovillar el tema es asunto de filósofos o psicoanalistas. Los que están en la cosa no deben hurgar: se malogra el advenimiento.
-"La mujer y la tela, a la vela", reza el proverbio español. Cosas del altillo para no menear el inconsciente, que interrogan otras disciplinas. En su vida pública usted afronta fisonomías reconocidas de personajes en situación -en circunstancias- que el público lector debe reconocer. Pero Héroes de la Dependencia no tiene modelo cierto...
-Son de cartón pintado, si usted quiere. Aparecen fantasmalmente en la superficie de la tela. Cuando los atisbo, trato de que emerjan a la superficie del soporte a punta de pincel. Me sucede, como a otros, entrever semejanzas con seres vivientes. Pero los dejo ser.
-A su aire, para volver a la sabiduría popular de España. Su padre fue profesor de literatura y mallorquino, y su abuelo Hermenegildo; dibujante.

-Cosas del santoral, ese ayudamemoria infalible de los nacimientos. Y del respeto de mi padre al suyo.
-Todo deviene, como las aguas de Heráclito. Y como los concretos asistentes a su taller de Monserrat, recibidos con respeto y recatado afecto mutuo. Condiciones imprevisibles para un cuasi mafioso celebrado internacionalmente por sus valores artísticos, cívicos y democráticos. Valores por treintena acreditados, día a día, en blanco y negro de tintas y papeles, ápice del iceberg de la soterrada vida de un hombre de bien. Y, permítame decirlo, me conmovió que el catálogo de su última muestra esté presidido, auspiciado, por la fotografía de Samuel Paz tomada por Grete Stern.
-Es mi homenaje. No hace falta argumentar sobre la grandeza de ambas causas.
-Sábat, usted lo sabe, aunque calle: cuando uno se topa con un oriental mayúsculo, la admiración lo torna en rioplatense.
-Amén. Si usted lo dice...
Sábat en la presentación del libro Héroes de la Dependencia, en Rosario

© LA NACION
Material gráfico:  inforsertec.com.ar    cartoonando.blogspot.cpm    clarin.com    passamonte.blogspot.com   hispacanal.com   vzzblog.com.ar

miércoles, 8 de septiembre de 2010

CÚPULAS DE BUENOS AIRES


 
MIREMOS HACIA ARRIBA !!!!


  
Parece joven, pero ya había nacido cuando, a pocos metros de distancia, la monumental cúpula del Congreso de la Nación comenzaba a erigirse entre los andamios.. Quizá sea la más bella y radiante de las casi cuatrocientas cúpulas que coronan el cielo de Buenos Aires. Sólo basta alzar la vista en la intersección de la calle Ayacucho con la avenida Rivadavia para verla, imponente y lujosa, con la brillantez propia de un diamante pulido a la perfección.
Parece joven, pero ya había nacido cuando, a pocos metros de distancia, la monumental cúpula del Congreso de la Nación comenzaba a erigirse entre los andamios. Cruel e impiadoso, el paso de los años le arrebató el esplendor de principios del siglo XX.
Novecientas cincuenta y dos piezas de vidrios espejados fueron necesarias para cubrir las ocho principales aberturas ovales y el cupulín que durante casi sesenta años soportaron, abiertos, el flagelo del sol, del viento y de la lluvia. No obstante, la cebolla que corona la cúpula y las veletas permanecen intactas como hace cien años. La ornamentación del edificio que la sostiene lleva el sello inequívoco de la exquisitez del estilo catalán. El “padre de la criatura”, el ingeniero y arquitecto argentino Enrique Rodríguez Ortega, plasmó en su obra toda la influencia “gaudiana”, con sus líneas tan características.
Pocas personas saben que esta diadema porteña alberga un dormitorio y que en el último nivel se colocó un gran telescopio para la observación estelar; que la terraza que la circunda luce dos estructuras de hierro que representan, en escala, la Puerta del Dragón de la Finca Güell, en Barcelona, España, diseñada por Antonio Gaudí. Los ornamentos que se observan son réplicas exactas de los que embellecen la Casa Battló, otra magnífica creación del arquitecto español.
¿Cómo imaginar tanto simbolismo acumulado en una céntrica y ruidosa esquina de Buenos Aires? Sólo es necesario alzar nuevamente la vista hacia la cúpula para descubrir la respuesta que, en homenaje al genial Gaudí, aparece escrita en catalán: NO HAY SUEÑOS IMPOSIBLES.

Agradecimientos a: www.secretosdebuenosaires.com 
y a Marta Yáñez por haberlo enviado